Contexto general.

La ley vigente establece que los derechos de aprovechamiento de aguas, sean otorgados o reconocidos mediante sentencia judicial firme, deben necesariamente inscribirse en el Registro de Propiedad de Aguas del Conservador correspondiente.

Sin embargo, por diversas razones, existen innumerables derechos de aprovechamiento que no se encuentran inscritos en el registro conservatorio; o que, inscritos, no se encuentran a nombre de sus actuales titulares o cuentan con errores y/o omisiones que a la larga puede traer inconvenientes. Mas patente aún es la omisión de inscripciones en el Catastro Público de Aguas, que es el registro administrativo a cargo la Dirección General de Aguas.

¿Qué dice la actual reforma al Código de Aguas respecto a los derechos que no estuvieran inscritos?

El proyecto de reforma al Código de Aguas (boletín N°7543- 12 del año 2011), establece en el artículo 2 transitorio que los derechos de aprovechamiento constituidos y que a la fecha de publicación de la ley no estuvieren inscritos en el registro conservatorio competente, deberán hacerse a petición de sus titulares dentro de un plazo de 18 meses (regla general). Si no se hiciere dentro de ese plazo, dichos derechos de aprovechamiento caducaran por el solo ministerio de la ley.

Por otro lado, si los derechos de aprovechamiento estuvieren inscritos en el registro conservatorio, pero no en el Catastro Público de Aguas, deberán incorporarse a este último dentro del plazo de 18 meses, so pena de multa.

¿En qué podemos ayudarte?

Nuestro estudio reúne las competencias para realizar un estudio de títulos que permita identificar las omisiones y/o errores, proponiendo en su caso sugerencias que permita cumplir con las directrices establecidas en la reforma (que entrará en vigencia durante el año en curso, probablemente), evitando sanciones tan gravosas como la extinción del derecho de aprovechamiento por su no inscripción.

El 28 de diciembre de 2021, se publicó en el Diario Oficial el Decreto Supremo MOP N°233 de 2021 que declara zona de escasez hídrica a la región de Los Ríos; medida inédita que evidencia la grave sequía que afecta al territorio nacional, particularmente a nuestra región.

¿Qué debemos entender por escasez hídrica?

Significa la falta de recursos hídricos suficientes para satisfacer la demanda de consumo en una zona determinada. En otras palabras, no existen los recursos hídricos suficientes para satisfacer la demanda de agua por parte de todos los usuarios. La escasez puede ser de dos tipos: ordinaria o extraordinaria.

La escasez ordinaria dice relación cuando la disponibilidad del recurso, o la falta de este, se encuentra dentro de los parámetros normales, según los ciclos y características de las fuentes. En cambio, la escasez extraordinaria, es cuando la disponibilidad del agua está fuera de los parámetros normales y las medidas que adopten las organizaciones de usuarios son insuficientes.

Por lo tanto, es en el contexto de sequía extraordinaria donde se justifica la dictación de un decreto de escasez hídrica.

¿Cuál es la finalidad del decreto de escasez hídrica?

El objetivo último es establecer medidas extraordinarias para reducir al mínimo los daños los daños derivados de ella. El organismo llamado a intervenir de acuerdo a la ley es la Dirección General de Aguas (DGA). Así, por ejemplo, dicho organismo podrá redistribuir el recurso si los usuarios o titulares de derechos no logran llegar a acuerdos; podrá autorizar extracciones de aguas superficiales y subterráneas desde cualquier punto sin necesidad de constituir previamente derechos de aprovechamiento, entre otras medidas.

                    Las aguas subterráneas son aquellas que se encuentran ocultas en el seno de la tierra y no han sido alumbradas. En otras palabras, son las aguas que se encuentran en el acuífero.

¿Qué es el acuífero?

              Desde el punto de vista de sus recursos hídricos, el acuífero se puede caracterizar por un volumen almacenado de agua y una recarga renovable en el tiempo. El origen de la recarga, medible anualmente, suele ser principalmente la infiltración de la lluvia, percolación desde los ríos, la infiltración del riego y la transferencia subterránea de un acuífero contiguo.

Acerca del alumbramiento.

              El alumbramiento de las aguas puede ser natural o artificial. El primero ocurre por un fenómeno de la naturaleza, y el segundo través de una obra (el pozo). Por lo tanto, la comprobación de la existencia de las aguas subterráneas se determina con el alumbramiento artificial, es decir, a través de la obra más la respectiva prueba de bombeo.

              Es relevante la distinción, por cuanto al haber alumbramiento natural, las aguas pasan a ser de naturaleza superficiales, dejando de ser por tanto subterráneas.

¿Qué tienes que tener presente?

              Antes de construir el pozo, asesórate de las implicancias técnicas y jurídicas del lugar donde se localizará dicha obra. Mientras más información tengas, mejor. Por ejemplo: saber si se encuentra o no dentro del radio de protección de otro pozo con derechos de aprovechamiento, saber si existe disponibilidad jurídica en el acuífero, etc.

              Construido el pozo, es recomendable igualmente que solicites a la empresa perforadora los antecedentes técnicos del pozo; vale decir, si es pozo profundo, el perfil estratigráfico, la habilitación del pozo y una prueba de bombeo de gasto constante del caudal solicitado, con una duración de 24 horas como mínimo y con un tiempo mínimo de estabilización de niveles de 3 horas, o una clara tendencia a ello.

              Requeridos dichos antecedentes, nuestro estudio podrá estudiarlos, además de otros antecedentes, necesarios todos para evaluar una eventual  solicitud de derechos de aprovechamiento sobre aguas subterráneas.

¿Sabes que existe un proyecto de ley que pretende reformar el Código de Aguas?

Actualmente existe en trámite un proyecto ley de reforma al Código de Aguas Boletín N°7543- 12 del año 2011, el cual fue aprobado por la Cámara de Diputados en primer trámite constitucional en noviembre de 2016, y despachado al Senado para su discusión en segundo trámite constitucional.

¿Cuál es el fin de la reforma?

La reforma busca intensificar el régimen público de las aguas. En ese sentido, se busca garantizar el uso del consumo humano y saneamiento, además de otros usos prioritarios, tanto en la etapa de tramitación de solicitudes de derechos de aprovechamiento, como también respecto al ejercicio de los derechos ya constituidos.

Asimismo, se establece la caducidad del derecho, sea por el no uso de las aguas, sea por no haberse inscrito dicho derecho tanto en el Registro de Propiedad de Aguas como en el Catastro Público de Aguas, dentro de un determinado plazo. Se busca además eliminar las exenciones del pago patente en razón de cierto caudal, reservándose solamente exenciones a ciertos titulares.

De prosperar la reforma,  es recomendable que las personas tengan sus títulos de aguas en orden.

¿En qué podemos ayudarte?

Nuestro estudio reúne las competencias para realizar un estudio de títulos que permita identificar las omisiones y errores, proponiendo en su caso sugerencias y orientaciones que permita al usuario del recurso cumplir al 100% con la normativa. Si tienes alguna duda, por favor contactenos!

¿Es necesario solicitar los derechos de aprovechamiento sobre aguas subterráneas de pozos cuando el uso será para la bebida y uso doméstico?

1.- Marco jurídico.

El artículo 56 del Código de Aguas reza lo siguiente: Cualquiera puede cavar en suelo propio pozos para la bebida y usos domésticos, aunque de ello resulte menoscabarse el agua de que se alimente algún otro pozo; pero si de ello no reportare utilidad alguna, o no tanta que pueda compararse con el perjuicio ajeno, será obligado a cegarlo”.

Luego, el artículo 51 del D.S. MOP N° 203 del año 2013, entiende por bebida y uso doméstico : “al aprovechamiento que una persona o una familia hace del agua que ella misma extrae de un pozo, con el fin de utilizarla para satisfacer sus necesidades de bebida, aseo personal y cultivo de productos hortofrutícolas indispensables para su subsistencia, sin fines económicos o comerciales”.

2.- Análisis.

Pues bien, de acuerdo a las disposiciones jurídicas antes referidas, será necesario contar con un derecho aprovechamiento sobre aguas subterráneas cuando el titular pretenda aprovechar las aguas para un fin comercial y económico.

A contrario sensu, no se requiere contar con un derecho de aprovechamiento sobre aguas subterráneas cuando el titular pretenda aprovechar las aguas para la bebida y uso doméstico, toda vez que la ley autoriza excepcionalmente su uso en dichos casos; aunque claro, de todas maneras, es recomendable tener los derechos de aprovechamiento.

3.- Razones que sostienen dicha recomendación.

1) El derecho de aprovechamiento de aguas se incorpora al patrimonio del titular, independiente de la propiedad de la tierra; 2) la inscripción del derecho de aprovechamiento permite mayor seguridad jurídica; y 3)  el derecho de aprovechamiento  inscrito en el registro conservatorio, de acuerdo al artículo 121 del Código de Aguas, le es aplicable las disposiciones que rijan la posesión raíz inscrita (al igual que los bienes raíces  inmuebles).

¿En qué podemos ayudarte?

Nuestro estudio reúne las competencias para estudiar los antecedentes legales y técnicos del pozo, para luego sugerir la vía procedimental más idónea para la adquisición e inscripción de los derechos de aprovechamiento de aguas. Si tienes alguna duda, nos puedes contactar.

¿Sabes acerca de los derechos de aprovechamiento reconocidos por un uso tradicional?, ¿es posible regularizar dichos derechos?

Cuando hacemos alusión a los derechos de aprovechamiento reconocidos por un uso tradicional, necesariamente debemos relacionarlo con ciertas prácticas consuetudinarias desarrolladas por particulares en el uso del recurso hídrico. En otras palabras, corresponden a usos de aguas ejercidos desde antiguo (a lo menos desde antes del año 1976), sin que se tenga título formal alguno.

En consecuencia, la ley reconoce, en ciertos casos, y cumpliendose determiandos requisitos,  la titularidad de derechos de aprovechamiento de aguas consuetudinarios.

Ahora bien, sin perjuicio del reconocimiento legal del derecho de aprovechamiento, es recomendable practicar las inscripciones tanto en el registro de propiedad de aguas como en el Catastro Público de Aguas, para mayor seguridad jurídica del derecho. Para ello será necesario “regularizar” el derecho de aprovechamiento a través de una sentencia judicial que declare y ordene las inscripciones tanto en el registro conservatorio como en el Catastro Público de Aguas.

¿En qué podemos ayudarte?

Nuestro estudio reúne las competencias para asesorarte en la regularización del derecho de aprovechamiento de aguas, sean sobre aguas superficiales o subterráneas, previo estudio del caso en cuestión. Si tienes alguna duda, contáctenos.

¿Sabes qué es un derecho de aprovechamiento de aguas?

              De acuerdo a la legislación vigente, las aguas terrestres, sean superficiales o subterráneas, constituyen un bien nacional de uso público y se otorga a los particulares un derecho de aprovechamiento de aguas. El artículo 6 inciso primero del Código de Aguas define derecho de aprovechamiento como “un derecho real que recae sobre las aguas y consiste en el uso y goce de ella…”.

              Por consiguiente, la titularidad de un derecho de aprovechamiento permite al particular acceder legalmente al recurso. La limitación más relevante constituye el caudal ecológico mínimo que afecten a los nuevos derechos, el cual deberá ser respetado en fuentes de naturaleza superficial (Artículo 129 bis 1 del Código de Aguas).

¿Cómo se adquiere un derecho de aprovechamiento?

              El derecho de aprovechamiento se adquiere mediante cuatro maneras: 1) por acto de autoridad, es decir, mediante un acto administrativo que constituye el derecho de aprovechamiento de aguas (DGA o excepcionalmente el Presidente de la República); 2) por algún modo de adquirir el dominio de tipo derivativo, sea por tradición o sucesión por causa de muerte, 3) por prescripción adquisitiva, y 4) por la ley. En todos los casos, el derecho de aprovechamiento se incorpora al patrimonio de su titular.

¿En qué podemos ayudarte?

              Nuestro estudio reúne las competencias para asesorarte en la adquisición o regularización de un derecho de aprovechamiento de aguas, sean sobre aguas superficiales o subterráneas. La naturaleza del derecho y caudal son algunos de los elementos que deben considerarse necesariamente. En algunas subcuencas, al no existir disponibilidad jurídica, la vía más conveniente es quizá comprar un derecho de aprovechamiento por un determinado caudal o regularizar un derecho de aprovechamiento  consuetudinario. Todo va a depender de la situación concreta en que se encuentre la persona.

¿Sabes qué existe un cobro de patente por no utilizar el recurso hídrico? ¿Te gustaría conocer qué puedes hacer ante esta situación?

Con fecha 15 de enero del presente año, se publicó en el diario oficial y en los diarios provinciales respectivos, la resolución DGA (Exenta) N°2662 de 2020 que fija el listado de derechos de aprovechamiento de aguas afectos al pago de patente por no utilización de las aguas.

¿Qué es este cobro?

                Las personas, sean naturales o jurídicas, titulares de derechos de aprovechamiento aguas y que se encuentren en ese listado deberán pagar una multa por no utilización de recurso en la Tesorería General de la República, so pena de iniciarse un procedimiento ejecutivo de cobro, pudiendo ser eventualmente rematado el derecho de aprovechamiento de aguas.

                Las personas afectadas que estimen la improcedencia de la aplicación de dicha multa, sean que consideren que están exento de pago u otras cuestiones, podrán presentar un recurso de reconsideración, o reclamación en su caso, dentro de 30 días hábiles, la cual tenga como finalidad el no cobro de dicha patente.

                En general, es importante señalar que, es posible lograr una solución satisfactoria al problema antes descrito.

¿Qué solución podemos presentar?

La solución más obvia es, efectivamente, hacer uso del recurso a través de una obra de arte. Si por cuestiones de distancia (entre la ubicación del derecho y la ubicación donde se desea aprovechar el recurso) no es posible, entonces quizá habría que evaluar un traslado del ejercicio del derecho de aprovechamiento. En fin, todo va a depender de la situación concreta en que se encuentre la persona. Como estudio especializado podemos asesorarlo.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Bienvenidos escríbenos con confianza
Hola 👋
¿Te podemos ayudar?